Presentación boletín numero 35

Víctor Castelo


Por fin ya disponemos de una nueva infraestructura de red, que supone la realización de la primera fase del convenio CICYT-Telefónica, aunque como se explica en el primer apartado de Actualidad , todavía sin acabar de rematarse en el nodo de nuestra querida comunidad insular de Baleares. ¡Esperemos que esté ya operativo cuando se lean estas líneas!.

La nueva infraestructura supone un cambio total: protocolos, nodos y unos anchos de banda que en algunas comunidades han multiplicado la velocidad del enlace por un factor de más de 50. La situación actual es bastante satisfactoria, aunque todavía no se han puesto en funcionamiento los backups por RDSI, y claro, también hay que decir que era algo que esperábamos haber podido tener en funcionamiento hace ya unos dos años.

Pero bueno, las cosas son como son y en estos momentos moverse dentro de RedIRIS tiene unos tiempos de respuesta bastante adecuados. Disponemos de unos anchos de banda que por una parte permiten realizar experiencias como MBONE, que antes eran muy limitadas, y también pensar en la disposición de recursos distribuidos.

El convenio con Telefónica sigue su curso y después de esta primera fase se comienza con el resto de fases ATM que llevan consigo nuevos aumentos de velocidad. Con una primera fase ATM ya para este primer semestre que nos va a facilitar una red de altas prestaciones que permita el uso habitual de las instituciones y la experimentación de los proyectos del Programa Nacional de Aplicaciones y Servicios Telemáticos.

Los problemas surgen cuando salimos al exterior por la línea internacional, ya que tenemos una saturación casi continua las 24 horas del día. La línea de 2 Mbps es la misma que había a finales del 93, aunque ahora con protocolo IP, y el aumento de troncales y de algunas líneas de acceso presentan unas mayores capacidades de generar tráfico que se encuentran con el tope de nuestra línea de salida.

La línea de 2 Mbps tiene difícil solución en estos momentos, hasta que el proyecto TEN-34 y las conexiones intercontinentales que de él se deriven estén operativas, pero eso tiene fechas inciertas y en el mejor de los casos podemos estar hablando del mes de septiembre. No obstante, se pueden producir algunos alivios, como ha podido ser la interconexión RedIRIS-Ibernet (el servicio Internet de Telefónica), que se encuentra operativa con una línea de 512 kbps y la posible interconexión con otros proveedores y otras conexiones internacionales nuevas o ampliaciones de las antiguas que estamos barajando, pero siempre simplemente como algo que pueda darnos un respiro.

Por tanto debemos tratar a todos los niveles de optimizar el uso de la red para que al menos se pueda trabajar, sobre todo en las cosas importantes, y que nuestros servidores (DNS) puedan conectar con los servidores de la raiz, ya que si no perderiamos conexión a todos los niveles, incluso entre nosotros mismos.

Así pues, tendremos que poner en funcionamiento de forma inmediata medidas como la utilización de proxys-cache de WWW , optimización mediante la coordinacion de los servidores de FTP anónimo o -una cosa muy importante pero difícil de realizar-, tratar de llegar hasta los usuarios finales para que hagan un uso razonable de los recursos y que no tengan clientes que cuando arrancan se conectan a USA y que sepan que se les puede quitar las imagenes y cargarlas cuando sea necesario.

Es muy difícil saber cómo se utiliza la red pero no debemos perder de vista que RedIRIS es la red del Plan Nacional de I+D (PNID) y por tanto mientras no existan mecanismos de autoregulación u otras fuentes de financiación, y en las circunstancias actuales de saturacion internacional, es básico que seamos conscientes de las directrices fundamentales del PNID donde se explicita que los usuarios han de ser el personal investigador o de soporte a la gestión de I+D de las instituciones afiliadas, y aunque pueda ser muy difícil marcar una barrera, el uso debería ser el generado desde la actividad y hacia el colectivo de I+D.

En algunos casos, la atracción de Internet y su capacidad de difusión a nivel global fascina los egos y se producen extralimitaciones en los fines y en el uso de recursos de páginas personales, a veces no tan personales, e incluso de algunas instituciones que van mucho más allá de sí mismas. Un cosa es recopilar información generada por terceros que se crea que puede ser interesante en la red o poner enlaces, y otra muy distinta que se ponga el Web institucional de otros directamente. Me consta que hay vicerrectores conscientes de la situación que tienen encima y la dificultad del control, y están preocupados tratando de establecer unas normas claras de uso para que la situación no degenere, aunque creo que todo se debe a que estamos en una fase infantil del proceso que se solucionará después de la etapa transitoria.

Se celebraron las primeras Reuniones de Trabajo de RedIRIS, donde los diferentes grupos tuvieron la oportunidad de tener sesiones en directo, tanto en vivo como por MBONE y llegar a conclusiones finales o avanzar en sus planteamientos, que se detallan en la Actualidad. Agradecemos muy sinceramente a todos los que están colaborando en estos grupos y a sus organizaciones, que contribuyen con su esfuerzo en el mantenimiento de RedIRIS como una red de participación.

En Enfoques se nos presenta un claro ejemplo de cómo se está produciendo la adecuación de la Administración a las nuevas tecnologías, en el caso del Boletín Oficial del Estado . Por un lado poniendo su información, que creemos importante para la red, y como prueba de su uso se pueden ver las estadísticas de ocupación de su línea de acceso, que señalan al BOE como una de las pocas instituciones que exportan más datos de los que importa; y por otro lado, abordando la implantación de una nueva infraestructura de red con grandes perspectivas.

El otro artículo, de Francisco Cruz, del Centro de Cálculo de la Universidad Carlos III de Madrid, nos da una visión eminentemente práctica sobre seguridad que creemos será muy útil para todo el mundo. Se trata de herramientas que es importante conocer y en la medida de lo posible -si es que todavía no se ha hecho- comenzar a utilizar, al menos de forma preventiva.

Por último, señalar como importantísima la noticia de la firma del Proyecto TEN-34 , que asegurará nuestra participación en las redes de alta velocidad europeas, donde debemos poner siempre uno de nuestros mayores puntos de interés. Esperemos que esté pronto todo operativo y que suponga la definitiva inyección que necesitan nuestras comunicaciones internacionales.


Víctor Castelo
Director de RedIRIS
dirección de correo victor [dot] castelo [at] rediris.es